Las Horas
     
Las Horas
(...) Me deslavaba la cara. Seguían las palabras, una a una. La lluvia parecía no cansarse de nosotros. Sin remanso, no cansarse. Algo en ella nos hacía volver a un sitio donde vivimos, pero que nunca existió fuera de nosotros. Hay de esos lugares de los que no sé irme, lugares a los que vuelvo, lugares que no son lugares. Lugares como personas, donde algo nuestro se queda, y nos quedamos.
Top